probioticos y alergias

Microorganismos presentes en nuestros intestinos ayudan a modular las alergias y prevenir las enfermedades infecciosas. En los últimos tiempos, distintos estudios han demostrado que los probióticos ayudan a combatir las alergias tanto en niños como en adultos. Y es que parte importante del sistema inmune está asociado al sistema de mucosa gastrointestinal por lo que la interacción de la flora intestinal es muy importante para las respuestas alérgicas que tienen el organismo hacia ciertas sustancias.

“Los probióticos son microorganismos vivos que confieren un beneficio en la salud del huésped. Deben ser parte de la flora intestinal humana, no ser patógenos, deben permanecer vivos durante su paso por los intestinos, deben tener ser capaces de adherirse al epitelio intestinal”, explica  la doctora Paola Toche, inmunóloga de Clínica Las Condes.

Los probióticos tienen un rol modulador en las alergias. “Se ha observado una relación inversa entre la cantidad de bifidobaterias en el colon y la existencia de patología alérgica en un individuo. Así, la presencia de otras bacterias como Clostridium difficile y Escherichia coli en el intestino de recién nacidos se relaciona con mayor incidencia de Dermatitis atópica (DA) sibilancias y sensibilización alérgica en estos niños”, indica la especialista.

Estudios epidemiológicos muestran que en aquellas zonas donde viven pacientes con mayor cantidad de alergias y asma, es menor la presencia de bifidobacterias intestinales en ellos. También hay otros estudios que muestran que el aporte de lactobacilos de manera precoz en la etapa pre y post natal, disminuyen la incidencia de enfermedades alérgicas como dermatitis atópica y alergia alimentaria (AA), agrega la doctora Toche. Sobre el asma y la rinitis, dice, no habría un mayor impacto.

  ¿Para qué sirven los probióticos? Beneficios

Para entender exactamente qué son los probióticos y su importancia para nuestro bienestar, debemos tener presente que alrededor del 70% de las células inmunitarias del organismo se encuentra en el tracto intestinal. Ello nos permite comprender por qué es tan importante cuidar nuestra flora intestinal: de ella depende una parte muy importante de nuestra salud.

Y es que el uso de probióticos y la mejora de nuestra flora intestinal, tiene efectos positivos en una gran variedad de ámbitos:

  • Prevención y tratamiento de diarreas, en niños y adultos. En muchas ocasiones las alteraciones digestivas aparecen como consecuencia de tratamientos antibióticos.
  • Regulación del tránsito intestinal, también en casos de estreñimiento.
  • Mejora de la digestión, reduciendo molestias como la acidez.
  • Protección frente a las infecciones intestinales.
  • Prevención y contribución al tratamiento de enfermedades inflamatorias crónicas del intestino, síndrome de intestino irritable y enfermedad de Crohn, entre otras.
  • Contribución al tratamiento de alergias, intolerancias alimentarias e infecciones urinarias.
  • Mejora de la absorción de nutrientes como el calcio.
  • Refuerzo de la función del intestino como barrera inmunitaria, lo que ayuda al sistema inmunológico en general.

Características de los probióticos

A continuación, detallamos algunos de los aspectos que se deben tener en cuenta para asegurar la eficacia de los complementos alimenticios con probióticos para la flora intestinal:

  • Los probióticos son microorganismos vivos, por lo que es sumamente importante respetar las condiciones de conservación que indica el fabricante.
  • Para asegurar su efectividad los probióticos deben tomarse de forma regular, en las dosis recomendadas por el fabricante y durante periodos de tiempo prolongados. Se recomienda tomarlos antes de las comidas, y evitar mezclarlos con bebidas calientes y con la toma de antibióticos (mejor esperar un mínimo de dos horas).
  • Cada cepa (grupo de organismos emparentados), es más específica para un caso distinto
  • Los probióticos están presentes en diferentes alimentos y complementos alimenticios. Los complementos alimenticios ayudan a completar determinadas necesidades nutricionales, pero no son sustitutivos de una dieta sana y equilibrada.
  • Los complementos alimenticios contienen una cantidad determinada de probióticos, expresada en UFC (unidades formadoras de colonias). Deben ser suficientes para asegurar su llegada al intestino y su correcto funcionamiento.

¿Qué tiene que ver el intestino con las alergias?

Las alergias ambientales, como la alergia al polen o a los ácaros, de desarrollan cuando el sistema inmunitario reacciona de manera exagerada frente a sustancias del entorno. Pero si esta reacción es anómala ¿por qué se produce?

En muchos casos, existe un componente genético en el desarrollo de alergias ambientales, el cual heredamos de nuestros padres y abuelos. Sin embargo, aunque los genes predisponen, no tienen porqué predestinarnos a desarrollar una alergia.

El sistema inmunitario reacciona al entorno para protegernos en base a la información que obtiene a través de nuestras mucosas. Entre todas las mucosas del organismo, la mucosa intestinal es la de mayor superficie. Si la extendiéramos tendría una superficie de 400 metros cuadrados.

¿Cómo ayudan los probióticos a prevenir o mejorar las alergias?

Las bacterias intestinales beneficiosas son capaces de estabilizar la mucosa intestinal. Ellas nos ayudan a digerir nutrientes, a sintetizar vitaminas y a protegernos frente a microorganismos perjudiciales compitiendo con ellos. Los probióticos formulados a base de bacterias protectoras como Lactobacillus acidophilus o Bifidobacterium bifidum nos ayudan tener una mucosa intestinal saludable que contribuya a un correcto funcionamiento del sistema inmunitario.

Numerosos estudios en los últimos años han demostrado la eficacia de los probióticos en la prevención de alergias y de trastornos inmunitarios

Un intestino sano favorece el correcto funcionamiento del sistema inmune
El sistema inmune obtiene de la mucosa intestinal gran parte de la información para poder protegernos. Cuando esta información es estable y saludable, el sistema inmunitario puede actuar de manera regular, protegiéndonos contra patógenos y tolerando cualquier sustancia inocua.

En cambio, cuando existe alguna alteración en el intestino, la respuesta inmunitaria puede verse alterada. El sobre crecimiento de alguna bacteria, o la sobreexposición a algún alimento (comiendo lo mismo cada día) puede hacer que el sistema inmunitario se active en exceso y generar inflamación.

Inflamación orgánica y alergia

La inflamación orgánica que se genera como consecuencia de la inestabilidad de la mucosa intestinal, no solo afecta localmente al intestino, sino a todo el organismo, y puede provocar síntomas muy diversos:

  • Cansancio
  • Irritabilidad
  • Acné
  • Dermatitis
  • Alergias

¿Por qué se debilitan nuestras bacterias beneficiosas?

  • Haber nacido por cesárea: Cuando nacemos, las bacterias del canal del parto realizan una primera colonización saludable de nuestras mucosas con bacterias beneficiosas
  • Toma de antibióticos: Los antibióticos, aunque en muchas ocasiones son necesarios, también perjudican a nuestras bacterias beneficiosas, por eso es tan importante tomar un probiótico tras un tratamiento con antibiótico
  • Alimentación desequilibrada: Nuestras bacterias intestinales se alimentan de lo que comemos. Una dieta rica en alimentos procesados alimentará a bacterias más perjudiciales, mientras que una dieta rica en frutas y verduras, alimentará a las bacterias beneficiosas
  • Excesiva limpieza: La limpieza excesiva impide un correcto funcionamiento del sistema inmunitario

En todos estos casos, la toma de probióticos ayudará a reponer la población de bacterias perdida. Así se estabilizará la mucosa intestinal y el sistema inmunitario se verá reforzado y correctamente entrenado.