reflexologia podal vs reflexología holística

QUE ES LA REFLEXOLOGÍA PODAL

La reflexología podal es un método que consiste en aplicar un tipo de presión y masaje específico sobre los puntos reflejos del pie, cada uno de los cuales representan un órgano o parte del cuerpo humano. Su objetivo principal es equilibrar y armonizar el funcionamiento del organismo.

Existe un grabado que data de hace más de 4.000 años hallado en “la tumba de los muertos” en Egipto que deja constancia de cómo los médicos de la época tratan los pies de un paciente con un masaje. En aquella época se empleaban técnicas de manipulación en los pies en China y Japón, y los indios Cherokees de Carolina del Norte aplicaban masajes como parte de una ceremonia sagrada, ya que creían que los pies, al ser nuestro contacto con la tierra, formaban parte de las energías que fluyen de ella. Sin embargo, para Occidente, nació en 1930 de manos del Dr. William FitzGerald y su discípula Eunice Ingham.

En ella, establecemos como punto de partida que el cuerpo humano está recorrido en sentido longitudinal por diez meridianos, cinco en cada mitad del cuerpo y establece una conexión entre las zonas del cuerpo y determinados órganos. De esta manera se elaboraron mapas de puntos de reflexología podal en los que se identifica claramente qué zona de la planta del pie corresponde con otras zonas de la anatomía.

Así, se asocian los dedos pulgares de ambos pies con el cerebro y el resto de dedos con los ojos y los oídos. En el caso de la planta del pie izquierdo, por citar otro ejemplo, existe una zona que, a juicio de los especialistas, si se estimula correctamente, provoca beneficios inmediatos en el corazón. Por otro lado, los expertos sitúan junto al empeine la zona que conecta con los brazos y los hombros.

 

BENEFICIOS DE LA REFLEXOLOGÍA PODAL

Entre sus principales beneficios destacan:

  • Ayuda a eliminar el estrés y facilita la relajación física y mental.
  • Estimula la circulación sanguínea y linfática.
  • Potencia el sistema inmunológico.
  • Regula el funcionamiento de los órganos de cuerpo.
  • Equilibra y restituye los niveles de energía.
  • Ayuda a la eliminación de toxinas.
  • Tiene efectos de terapia preventiva.
  • Alivia el dolor.
  • Estimula la creatividad, eleva el nivel de vitalidad y mejora el humor.

 

QUÉ ES LA REFLEXOLOGÍA HOLÍSTICA

La reflexología holística es una técnica de reconocimiento de los pies que nos da una respuesta efectiva en todos los planos: corporal, mental y espiritual. Al analizar cada pie combinamos estas tres dimensiones.

El reflexólogo puede observar en los pies de sus pacientes, a través de diferentes signos cómo se encuentra la persona. Se identifican probables desequilibrios energéticos o zonas de sobrecarga. Con estos datos, sumado a la ficha que se realiza del paciente; el terapeuta diseña un tratamiento personalizado a la medida de sus necesidades. Así también puede elegir de forma más adecuada cada una de las técnicas manuales que va a realizar.

Desde el inicio nos ponemos al servicio de la persona para atender sus necesidades, entendiendo su contexto de vida, en qué momento se encuentra y aconsejando para mejorar aspectos de su día a día.

Las terapias que ofrecemos siempre están enfocadas a eliminar bloqueos y facilitar el camino de vida que ha escogido la persona.

La Reflexología con fines terapéuticos no sólo puede ejercerse mediante la manipulación de los pies o las manos sino también trabajando la cara ya que en ellas existen igualmente puntos reflejos. En este último caso estaríamos hablando de la reflexología facial.

Esta variante de la reflexología integra los conocimientos de la tradición oriental sobre los meridianos de energía y prácticas ancestrales anteriormente mencionadas con las investigaciones neurológicas más avanzadas. El resultado de esta síntesis es una precisa herramienta para el diagnóstico y una eficaz técnica de tratamiento.

El equipo de Reflexología de RPS está constantemente explorando nuevas técnicas y ampliando conocimientos para un propósito de crecimiento personal. Ésta y la voluntad de ayudar a los demás son los motores que nos mueven para ejercer como terapeutas.