La reflexología facial es un moderno método terapéutico natural de estimulación facial que los técnicos de terapias integrativas trabajan para tratar trastornos y dolores musculo-esqueléticos, parálisis, regular funciones orgánicas, desequilibrios emocionales y, entre otras cosas, activa la microcirculación sanguínea.

La reflexología facial, variante de la reflexología podal, es una terapia complementaria que tiene su origen en la medicina oriental, y suma además la ventaja de que integra los nuevos descubrimientos en neurología.

¿En qué dolencias nos puede ayudar?

La Reflexología Facial es beneficiosa para las siguientes dolencias:

– Problemas musculares

– Problemas digestivos

– Dolencias de articulaciones

– Fibriomialgia y neuralgias

– Desequilibrios emocianales (tales como ansiedad, depresión, insomnio, fatiga y dispersión mental,…)

– Desequilibrios hormonales

¿Cómo se trabaja en la Reflexología Facial?

El rostro humano posee alrededor de mil doscientas terminaciones nerviosas que están relacionadas con el sistema nervioso central. Estas zonas reflexológicas mantienen una estrecha comunicación con órganos internos y glándulas, así como con el sistema circulatorio y el sistema linfático. Se conectan, además, con los canales energéticos conocidos como meridianos (nadis) por la medicina china.

El tratamiento se lleva a cabo mediante la presión manual de diversos puntos en distintas zonas de la cara y cráneo, cada uno con una relación específica con el sistema neuromotor y neurovegetativo.
La presión tiene la función de estimular y producir la liberación de neurotransmisores y endorfinas que actúan en funcionamiento orgánico endocrino, circulatorio y linfático de todo el organismo, equilibrándolo y estabilizándolo.

Una sesión consiste por lo general en un análisis facial para que el terapeuta se de una idea de cómo se encuentra el paciente. Según la afección se decide el tratamiento. Una sesión dura aproximadamente una hora, y suele prolongarse unos 2 o 3 meses, según el caso. Las sesiones por lo general se imparten una vez a la semana.

¿Para quién está indicada?

La Reflexología Facial es una terapia muy efectiva para tratar tanto a niños como a adultos, y es una terapia integrativa y complementaria a otros tratamientos. Es, además importante tener en cuenta que sus efectos pueden potenciarse con la pauta de una dieta adecuada al tratamiento.

Si quieres que nuestros técnicos en terapias integrativas te hagan una valoración y tratamiento personalizado llámanos y pide cita.