Los beneficios de un Drenaje Linfático Manual

El drenaje linfático manual es una técnica de masaje con fin terapéutico que consiste en la activación manual,  mediante un masaje, de la circulación linfática, mejorando así la evacuación del exceso de líquido intersticial.
Hay tres elementos que resultan fundamentales para la aplicación de un buen Drenaje Linfático Manual, éstos son: la lógica, el ritmo y la presión.

La lógica. Siempre que se aplica un tratamiento con Drenaje Linfático Manual, es importante tener presente que la circulación linfática lleva una única dirección, siempre hacia el corazón.

El ritmo. Es importante respetar el ritmo natural de la circulación linfática, que avanza a oleadas producidas por las compresiones sucesivas de los vasos linfáticos.

La presión. Los movimientos del Drenaje Linfático Manual llevan implícita un presión muy suave, casi imperceptible. Esta presión nunca puede producir dolor, por el contrario la sensación es de alivio, sin dejar enrojecimientos en la piel.

En  drenaje linfático manual, como la mayoría de los tratamientos fisio-estéticos conviene mantener un equilibrio de ejercicios constante para que no desaparezcan los resultados.

Está indicado para el tratamiento de:

•Linfedemas primarios y secundarios a cirugía (mastectomía en el cancer de mama, extirpación cadenas ganglionares, etc…)

•Edemas postraumáticos: esguinces, contusiones, grandes hematomas, roturas de fibras

•Flevoedemas (derivados de insuficiencia venosa, mala circulación, tratamiento varices…)

•Piernas cansadas

•Edemas en el embarazo, premenstruales, etc…

•También surte efecto en casos de edemas faciales, hematomas, artritis, artrosis, etc…

Beneficios del DLM

– Mejora la circulación de retorno.

– Regenera el sistema linfático.

– Consigue un efecto sedante y relajante al actuar sobre el sistema nervioso vegetativo.

– Inhibe los estímulos dolorosos.

– Regula el tono tanto de la fibra muscular lisa como de la estriada.

– Mejora el sistema defensivo inmunológico por la superproducción de linfocitos.

– Estimula la función renal.

Se puede combinar el drenaje linfático manual con la presoterapia mecánica, un sistema de presión y descompresión en piernas, abdomen y brazos mediante cámaras de aire (con un sistema de bombeo disto-proximal), a través del cual conseguimos una estimulación continua del sistema sanguíneo y linfático. Dicho mecanismo nos aporta un complemento perfecto para la estimulación manual previa. Tiene aplicaciones tanto médicas como estéticas.

Este tratamiento está especialmente recomendado para piernas cansadas, retención de líquidos, edemas, celulitis, varices, suplemento para tratamientos  adelgazantes, post-liposucciones, post-mastectomías, enfermedades crónicas y degenerativas (osteoporosis, fibromialgia).

Dependiendo de cada caso la frecuencia de las sesiones varía.

5 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.